Cirugía estética genital

cirugia-vaginal-esteticaPara hablar de la cirugía estética genital debemos empezar hablando de lo influenciable que es el mundo de la mujer en relación a las tendencias sociales. Habría que decir que en muchos casos la mujer se preocupa legítimamente por su aspecto físico para que su lugar en la sociedad sea de total integración y para que su apariencia estética sea agradable. Este es un aspecto importantísimo que debemos tener muy en cuenta ya que muchos trastornos graves en la esfera psicológica se inician por defectos físicos que pueden ser perfectamente reparables. La cirugía estética genital ayuda  en muchos casos a resolver este tipo de problemas.

No obstante cierto es, también, que la autoestima individual procede en muchas ocasiones, de una serie de aspectos que no tienen nada que ver con modas ni imagen social sino que, muy al contrario, proceden de la esfera más íntima y personal.

Los labios vaginales no solo tienen importancia en el aspecto físico, sino que cumplen una función en el cuerpo de la mujer, por ello es importante que su forma y tamaño sea el correcto para que cumplan esa función con total normalidad, una mujer con los labios vaginales en un tamaño y simetría correcta está totalmente confirmado que disfrutará mucho más de las relaciones sexuales y tendrá una vida sexual mucho más activa que una mujer que tiene problemas con los labios genitales por el ensanchamiento o deformidad de los mismos

En la esfera sexual habitualmente esto obedece a la necesidad de ser atractiva para su pareja, presente o futura, y poder relacionarse sin complejos ni exclusiones. Las relaciones sexuales han de ser por definición siempre satisfactorias, tanto para la mujer como para su pareja, sea hombre o mujer. Pero para muchas mujeres aunque ellas mismas no puedan alcanzar una satisfacción plena durante las relaciones sexuales, sí desean que, por el amor que sienten por su pareja, al menos ésta no tenga problemas para alcanzar un clímax sexual durante sus relaciones.

Una malformación del aparato genital o una secuela de partos mal atendidos pueden conducir a esta situación de la que estamos hablando.

La hipertrofia de labios menores impide un contacto efectivo entre el pene y la región clitoridiana de la mujer provocando en la mayoría de caso dolor coital y disminución de excitación sexual en la mujer. Ello conlleva la neutralización progresiva de la satisfacción sexual de la pareja ya que el hombre se da cuenta que las relaciones no son agradables, para ninguno de los dos, y poco a poco se va perdiendo la magia que existía anteriormente entre ellos.

La misma situación se da en los casos de mujeres que han sido atendidas en sus partos de manera inadecuada, con secuelas de vaginas excesivamente anchas y dadas de sí, o cicatrices  de heridas y desgarros mal resueltas que provocan molestias muy importantes durante las relaciones sexuales. El resultado es el mismo: abandono paulatino de las relaciones sexuales y distanciamiento entre la pareja.

En la esfera física las molestias son más progresivas ya que el crecimiento de los labios menores es más lento y paulatino, aunque en ocasiones el crecimiento se acelera en situaciones  cambiantes como el embarazo o tratamientos hormonales de diferente índole.

Son muchos más frecuente las micosis vaginales e inflamaciones de la vulva y la vagina por la persistencia de restos de orina después de la micción, ya que el chorro de orina, impedido por el excesivo tamaño de los labios menores no es correcto, y frecuentemente la mujer que sufre este problema, si no está en su entorno habitual, no pueda lavarse adecuadamente.

Las molestias son mucho más evidentes en personas que practican algún deporte que suponga asentar la zona perineal-vulvar en una superficie dura (ciclismo, equitación, etc…). En cualquier mujer la colocación de tampones suele ser más molesta de lo habitual, y el roce de ropa de mayor rigidez (jeans, pantys…) o el uso de ropa interior muy ajustada (tangas, etc) provocan a medio plazo vulvitis muy molestas.

Por todo ello, sea cual sea la esfera que afecte a una mujer, la cirugía estética de vagina y vulva busca justificadamente mejorar la vida de estas mujeres mediante la normalización de sus partes más íntimas.

La labioplastia, tanto de labios mayores como menores, la vaginoplastia y la hipertrofia mediante colágeno del punto G clitoridiano, así como la corrección de la incontinencia con malla o la corrección de cicatrices anómalas de la zona vulvo-vaginal, todas ellas practicadas UNICAMENTE bajo anestesia local, ayudan de manera muy clara a mejorar la vida de estas sufridas mujeres.

Dr. Miguel Barroeta y Gil
Especialista en Obstetricia y Ginecología y Doctor en Medicina
Cirugía Vaginal Avanzada
Teléfono 678 316 296

Necesidad de autoestima en un mundo cambiante

Picture of nude woman body over white background

No es habitual para una mujer de nuestro tiempo pensar en sí misma.

Entre un trabajo que, por la crisis que actualmente nos ahoga, es habitualmente obligado y no satisfactorio para sus aptitudes reales, una familia que a menudo ella sostiene como pilar fundamental cuidando de los más mayores y de los más pequeños, y una necesidad de relacionarse que muchas veces se mediatiza por grupos sociales muy exigentes, realmente no es nada fácil que una mujer sea ella misma hoy en día.

Si añadimos aspectos físicos como la existencia de unos genitales defectuosos, ya sean adquiridos o genéticos, como unos labios vaginales desmesurados, una vagina amplia con problemas provocados por partos mal atendidos (cicatrices anómalas y dolorosas, caída de órganos como la vejiga urinaria o recto, incontinencias de orina, etc.) se entiende perfectamente que mucha mujeres que sufren este tipo de problemas sufran un calvario en su intimidad.

Psicológicamente es muy difícil hacer frente a tal cúmulo de situaciones negativas. Cuantas veces mujeres jóvenes deseosas de relacionarse con grupos de su misma edad se inhiben ante la posibilidad de tener que descubrir los defectos que las angustian. Las situaciones posibles son innumerables: compartir vestuarios de clubs, mantener relaciones sexuales, desinhibirse en playas, piscinas etc, realizar algunos tipos de ejercicio físico como bicicleta, equitación, etc..

¿Qué ocurre cuando una mujer en los pocos ratos libres que se dedica a ella misma debe renunciar a ellos por causas que tienen arreglo? Es fácil que trastornos de índole estética y físicos sean germen de cuadros depresivos que impiden el normal desarrollo de la personalidad de una mujer.

Por todo ello soy un gran defensor de este tipo de cirugía. Simplemente la encuentro imprescindible para evitar males mayores y devolver un status de normalidad a todas estas mujeres que sufren en silencio y que nunca han sido entendidas cuando el temor y la tristeza se han apoderado de ellas por estas causas.

Animo a todas aquellas mujeres que se encuentren en este tipo de circunstancias, a que participen sin complejos de nuestro mundo moderno y cambiante normalizando su físico con la operación de vagina que permite reparar estos problemas, la cirugía vaginal estética, que incluye la labioplastia, la vaginoplastia, la himenoplastia y otras intervenciones específicas de los genitales femeninos.

Seguro que su carácter y determinación experimentará un cambio positivo que les permitirá disfrutar de ellas mismas en aquellos momentos que anteriormente evitaban por temor e incomodidad

Dr. Miguel Barroeta