Cirugía estética genital

cirugia-vaginal-esteticaPara hablar de la cirugía estética genital debemos empezar hablando de lo influenciable que es el mundo de la mujer en relación a las tendencias sociales. Habría que decir que en muchos casos la mujer se preocupa legítimamente por su aspecto físico para que su lugar en la sociedad sea de total integración y para que su apariencia estética sea agradable. Este es un aspecto importantísimo que debemos tener muy en cuenta ya que muchos trastornos graves en la esfera psicológica se inician por defectos físicos que pueden ser perfectamente reparables. La cirugía estética genital ayuda  en muchos casos a resolver este tipo de problemas.

No obstante cierto es, también, que la autoestima individual procede en muchas ocasiones, de una serie de aspectos que no tienen nada que ver con modas ni imagen social sino que, muy al contrario, proceden de la esfera más íntima y personal.

Los labios vaginales no solo tienen importancia en el aspecto físico, sino que cumplen una función en el cuerpo de la mujer, por ello es importante que su forma y tamaño sea el correcto para que cumplan esa función con total normalidad, una mujer con los labios vaginales en un tamaño y simetría correcta está totalmente confirmado que disfrutará mucho más de las relaciones sexuales y tendrá una vida sexual mucho más activa que una mujer que tiene problemas con los labios genitales por el ensanchamiento o deformidad de los mismos

En la esfera sexual habitualmente esto obedece a la necesidad de ser atractiva para su pareja, presente o futura, y poder relacionarse sin complejos ni exclusiones. Las relaciones sexuales han de ser por definición siempre satisfactorias, tanto para la mujer como para su pareja, sea hombre o mujer. Pero para muchas mujeres aunque ellas mismas no puedan alcanzar una satisfacción plena durante las relaciones sexuales, sí desean que, por el amor que sienten por su pareja, al menos ésta no tenga problemas para alcanzar un clímax sexual durante sus relaciones.

Una malformación del aparato genital o una secuela de partos mal atendidos pueden conducir a esta situación de la que estamos hablando.

La hipertrofia de labios menores impide un contacto efectivo entre el pene y la región clitoridiana de la mujer provocando en la mayoría de caso dolor coital y disminución de excitación sexual en la mujer. Ello conlleva la neutralización progresiva de la satisfacción sexual de la pareja ya que el hombre se da cuenta que las relaciones no son agradables, para ninguno de los dos, y poco a poco se va perdiendo la magia que existía anteriormente entre ellos.

La misma situación se da en los casos de mujeres que han sido atendidas en sus partos de manera inadecuada, con secuelas de vaginas excesivamente anchas y dadas de sí, o cicatrices  de heridas y desgarros mal resueltas que provocan molestias muy importantes durante las relaciones sexuales. El resultado es el mismo: abandono paulatino de las relaciones sexuales y distanciamiento entre la pareja.

En la esfera física las molestias son más progresivas ya que el crecimiento de los labios menores es más lento y paulatino, aunque en ocasiones el crecimiento se acelera en situaciones  cambiantes como el embarazo o tratamientos hormonales de diferente índole.

Son muchos más frecuente las micosis vaginales e inflamaciones de la vulva y la vagina por la persistencia de restos de orina después de la micción, ya que el chorro de orina, impedido por el excesivo tamaño de los labios menores no es correcto, y frecuentemente la mujer que sufre este problema, si no está en su entorno habitual, no pueda lavarse adecuadamente.

Las molestias son mucho más evidentes en personas que practican algún deporte que suponga asentar la zona perineal-vulvar en una superficie dura (ciclismo, equitación, etc…). En cualquier mujer la colocación de tampones suele ser más molesta de lo habitual, y el roce de ropa de mayor rigidez (jeans, pantys…) o el uso de ropa interior muy ajustada (tangas, etc) provocan a medio plazo vulvitis muy molestas.

Por todo ello, sea cual sea la esfera que afecte a una mujer, la cirugía estética de vagina y vulva busca justificadamente mejorar la vida de estas mujeres mediante la normalización de sus partes más íntimas.

La labioplastia, tanto de labios mayores como menores, la vaginoplastia y la hipertrofia mediante colágeno del punto G clitoridiano, así como la corrección de la incontinencia con malla o la corrección de cicatrices anómalas de la zona vulvo-vaginal, todas ellas practicadas UNICAMENTE bajo anestesia local, ayudan de manera muy clara a mejorar la vida de estas sufridas mujeres.

Dr. Miguel Barroeta y Gil
Especialista en Obstetricia y Ginecología y Doctor en Medicina
Cirugía Vaginal Avanzada
Teléfono 678 316 296

Decidir practicarse una cirugía vaginal estética

¿Por qué tomamos decisiones a veces incomprendidas por la gente que nos rodea?

¿Por qué en ocasiones decisiones importantes para nosotros las toman los demás?

Si una vez has sido informada correctamente sobre aquello que te preocupa y te angustia…. ¿por qué otros toman decisiones por ti para solucionar un problema que sólo tú puedes entender en su justa magnitud?

En medicina ocurre, por desgracia muy a menudo, que los médicos y personal sanitario secundario, cuándo existen varias posibilidades de tratamiento de una afección física o psíquica, transfieren al paciente su propia manera de enfocar el problema y, aunque la intención sea buena, en numerosas ocasiones el paciente no soluciona el problema a SU entera satisfacción.

En el caso de la cirugía vaginal estética que nos ocupa, he observado a menudo que muchas mujeres están confundidas y desorientadas cuando han consultado por un problema que para ellas era muy importante. La ayuda que debían encontrar se ha transformado en una crítica, inexplicablemente. Alguien les ha dicho que “no hay para tanto” o que el agrandamiento de los labios, sean mayores o menores, no es tal y que son “completamente normales”. O que la vagina excesivamente ampliada y dada de sí por la causa que fuere “no tiene importancia” porque es una consecuencia natural de ser madre….

También he oído, (aún teniendo la paciente una incontinencia bastante relevante),que la intervención para corregirla falla muchas veces…. , y el colmo:”mejor déjalo hasta que la incontinencia sea más acusada (¿?).

Todo esto sólo demuestra una cosa: las mujeres en muchas ocasiones no deciden por sí mismas. Aquello que les preocupa y las acompleja profundamente es juzgado de forma irrelevante por su entorno familiar y social inmediato e incluso …. ¡ por sus médicos!.

¿ Cómo podemos ser tan obtusos? Nadie tiene derecho a decidir por los demás porque los problemas psicológicos son individuales, y lo que para algunos carece de importancia para otros es la diferencia entre felicidad y depresión.

El principal cometido de un médico es ayudar, no juzgar. Nuestras ideas, moral y opiniones NO son las de nuestras pacientes. Por lo tanto respetemos sus deseos una vez han sido bien informadas y no hagamos juicios de valor como si fuéramos sus guías supremos. Solucionemos lo mejor posible su problema y seguro que entonces nos lo agradecerán.

Dr. Miguel Barroeta.